¿Guarda alguna relación el consumo hierba con la historia de la música?

La relación entre la música y la hierba en el transcurso de los siglos resulta algo inabarcable, sobre todo si se trata de la tan querida por unos y odiada por otros: Marihuana, que en muchas ocasiones es cultivada con extractor rvk sileo. No obstante, es posible traer a colación los puntos más álgidos que podrían estar llenos de generalidades y más focalizados hacia la música moderna que es la que hemos vivido las más recientes generaciones y con más fuerza.

El objetivo radica en llamar la atención de los más jóvenes por el tema para que surja la inquietud de profundizar luego por su cuenta. Lo que realmente resulta importante es entender que las cosas se encuentran interrelacionadas, y que nada llega a ocurrir porque sí. Posiblemente este texto, como muchos otros llegan a servir como una herramienta para la comprensión de la realidad en un contexto histórico, e incluso para fomentar la capacidad de comprensión y análisis de la realidad en perspectiva.

La relación existente entre la música popular y las drogas durante la segunda mitad del siglo XX nos queda bastante bien ilustrada mediante un dicho que llegó a ser adoptado por todas las generaciones de jóvenes durante los últimos 60 años: “Sex and drugs and rock’n’roll”.

Esta seguramente no deja de ser una expresión un tanto lúdica, incluso más que revolucionaria, pero nos llega a mostrar de forma clara esos tres ingredientes que se muestran más atractivos durante la etapa vital más convulsa de la vida, es decir, la juventud, siendo esta precisamente el momento donde se da la mayor parte de la creación musical moderna.

El sexo, la música y las drogas han estado constantemente presentes en todas las sociedades desde el inicio de los tiempos. No obstante, resulta interesante observar, que no es, sino hasta la segunda mitad del siglo XX cuando la música llega a “democratizarse” alcanzando desde las élites culturales hasta el simple ciudadano y todo gracias a esos jóvenes inconformistas que por medio de sus canciones de tres minutos, cargadas de un lenguaje nuevo, una simple guitarra, una trompeta, percusiones o un bajo consiguieron modificar la historia de la música llegando a emocionar de manera masiva a un público.

Es así como, desde el primer momento en que la música moderna se hace “popular”, en simultáneo se consigue el el acceso y consumo de drogas pues también se “democratiza” y se asocia directamente con el mundo de la creación, la ejecución o el disfrute de la música.

Drogas y música popular

Quizás nos hemos detenido en algún momento a pensar cuál es la influencia de unas con las otras y en si crean los movimientos musicales alguna tipología de consumo de cierta droga en específico. ¿O es acaso que las drogas pueden llegar a crear estilos de música en concreto? También existe quien piensa que incluso pueden llegar a crearse nuevos tipos de drogas y éstas en función de un nuevo estilo musical, y es que realmente desconocemos.

Cuánto interés puede existir en el mundo discográfico para asociar la música con las drogas, quizás traten de incrementar sus ventas o es que esa imagen maldita y destructiva de un número importante de músicos llega a vender más música.

Lo que sí es cierto, es que las drogas han mantenido su gran influencia sobre la música que ha sido creada en cada momento, de la misma forma que una realidad social, política o económica concreta, pues también ha influido en la creación de un tipo de música o de estilo concreto.

A modo de conclusión y dejando atrás ese halo de misterio que es más tabú, las drogas siempre se han mantenido presentes en el transcurso de la historia de la música popular, algunas veces de forma más circunstancial y trágica, mientras que otras veces de una manera más profunda y revolucionaria, aunque en la mayoría de los casos como simple rebeldía de la juventud en contra de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *